domingo, 12 de febrero de 2012

Canicross Moralzarzal 2012


Ya estamos de vuelta de nuestra aventura de hoy.

Supongo que todos habéis visto que estos días nos han bombardeado con que estamos sufriendo una ola de frío de la leche, pues bien.... tres miembros (algo inconscientes) de nuestro club teníamos que correr hoy en un pueblo muy próximo a Navacerrada (Moralzarzal): Roberto, Antonio (el Master)  y un servidor.

Cuando hemos llegado a Moralzarzal, después de que mi GPS me intentara convencer un par de veces de que la mejor ruta a nuestro destino era atravesando un parque infantil, el termómetro marcaba -8ºC. Las primeras palabras que han salido de mi boca sólo podían ser estas: "ostiaasssssss putassss....copónnn... que fríooooo".

Mis manos parecían cristalecer, y los mocos formaban estalactitas en mi nariz. No os digo como estaban otras PARTES de mi cuerpo. Me acuerdo en ese instante del nombre oficioso de nuestro club (NO HAY HUEVOS)... y pienso... "pues al final va a ser verdad que no los hay"...porque los míos estaban casi ausentes. Antonio no sabía si salir del coche o volverse a casa. Mientras, Roberto e Inma intentaban arreglar el desaguisado que Ali (nuestro nuevo fichaje) había montado en el coche: un par de vomitonas por no estar acostumbrado a viajes largos.

Ali ha demostrado ser un perro muy simpático y Shiva y Jacko lo han aceptado perfectamente como nuevo integrante de nuestra manada.


Pasamos el control veterinario, el control de material y recogemos nuestros dorsales. Charlamos un poco, vemos la carrera anterior a la nuestra (sólo para federados), y nos preparamos para el combate. 

Nos colocamos para la salida y se empiezan a escuchar los ladridos de todos los perros ansiosos por devorar kilómetros. La bilirrubina fluye por nuestras venas y eso nos hace olvidar el frío reinante.

La salida es rápida y limpia, salvo por un pastor alemán que se quería zumbar a Jacko. Roberto y Antonio salen escopetados, y yo hago lo que puedo.


En el kilómetro 2, Jacko cumple con su ritual y planta su "pinito" de turno. Eso hace que algunos de los corredores que habíamos adelantado nos recuperen terreno. El ritmo era bueno y desde ese momento ya sólo adelantamos nosotros (no nos vuelve a adelantar nadie).



Llegamos así a la cuesta más dura del recorrido. Dos o tres corredores que iban por delante de mí se rinden ante la pendiente y el empedrado, y deciden caminar. Nosotros a lo nuestro. Al "tran tran" conseguimos coronar, eso sí, con unas pulsaciones que hubieran hecho explotar cualquier pulsómetro.

Superado ese escollo, comenzamos a recortar y a pescar "cadáveres". Me llama la atención un boxer precioso, que me había adelantado muy fácilmente, y que ahora el pobre iba sufriendo un montón. Ayudamos a una chica a motivar a su galgo y con ella afronto los últimos metros.

Precisamente, en las aproximaciones a meta es donde más problemas tengo con Jacko que, en su afán de saludar a toooooooodossssss los perros (del público), se olvida de que estamos corriendo.

Aún así conseguimos hacer una entrada medio digna. 33 minutos. 6.700 mts. 

Roberto: 26 minutos (tela marinera).
Antonio. 31 minutos (cuarto de su categoría) y sobradísimo.

Las fotos que pongo aquí son de:

Son una pasada.

P.D. Gracias ha Inma por su apoyo logístico y por el reportaje fotográfico que nos ha hecho y que colgaremos en el muro del facebook.

Hemos vuelto a triunfar!!!!

miércoles, 25 de enero de 2012

III Canicross Marchamalo 10km 250 mts

Cada vez me gusta más esto del canicross. Sobre todo cuando ves que tu compañero también disfruta.

Este domingo tocaba viajecito a Guadalajara para, por primera vez, correr algo más de 10 km con Jacko.

Partimos tempranito en compañía de otros miembros del Club de Mushing Toledo y eso nos permitió llegar con bastante tiempo para que los perros se aliviaran.


Para los que no conozcáis esta disciplina, uno de los momentos más "difíciles" de la carrera se vive cuando todos los perros están esperando para salir. Hay mucha tensión acumulada, ladridos, alguna que otra gresca... y la distancia entre perro y perro suele ser poca. De hecho, hasta que no se han corrido unos 200 metros y el pelotón se diluye un poco, no te permiten soltar la linea de tiro para evitar cruces y caídas y porque los perros salen como si no hubiera un mañana.



Durante los primeros 5 km de subida acompañamos a una amiga que iba con bastante miedo, pero una vez que superamos el tramo de barro, di rienda suelta a Jacko para que corriera ... para que volara. A partir de ese momento se portó como un campeón. No dejó de tirar y tirar de mí, sin ni siquiera mirar atrás. Acoplamos el ritmo mutuamente.  Remontamos alguna posición y pudimos acabar los 10 km y pico en 53 minutos, lo que no está nada mal  teniendo en cuenta que el parcial de los primeros 5 km fue algo más flojo al ir de acompañantes.


Cuando me apunté a esto del canicross me esperaba que todo fuera mucho más "popular", pero rápidamente me di cuenta de que hay mucho "profesional". Las carreras no suelen ser masivas (normalmente 50-100 personas), con lo cual, una vez que empieza la carrera, no hay una sensación de ir en pelotón. Yo, que soy corredor de retaguardia, siempre había rehuido las carreras con poca participación por miedo a quedarme sólo enseguida. Sin embargo, ahora, siempre llevo compañía y  no le doy tanta importancia a ir (casi) solo. Se trata de mi perro y yo. Se trata de sentir como corremos juntos, disfrutando de la naturaleza ... y si además compartimos esta afición con más amigos, pues mucho mejor.

Probadlo!!


domingo, 15 de enero de 2012

Canicross Cerceda 2012

6:40 a.m. Madrugada del domingo. Suena el despertador. Miro por la ventana. Compruebo que las calles están puestas. ¡¡Qué sueño!!.

7:20 a.m. Antonio y su padre me recogen y vamos al sitio señalado para unirnos a Lara, Manuel y David.

7.30 a.m. Colocamos a Jacko junto a Luna en el maletero y a Raspa en el suelo de la parte trasera del Land Rover de David. (La verdad es que se han portado los tres muy bien durante el viaje). A Lara se le notan los nervios en la mirada.

9:00 a.m. Después de un pequeño despiste y de haber tenido que recurrir al GPS (que pronuncia raro, como si estuviera borracho) de David, llegamos al punto de destino, el sitio donde se debía librar la batalla canicrossera de hoy. Fernando y familia ya nos esperaban allí. A Otto no le encontraban el chip, pero yo creo que, como es un perro policía, igual es que iba de incógnito.

Poco a poco fueron llegando los demás miembros de Mushing Toledo: Nerea, Jorge y Azucena (que a la próxima ya la apuntamos seguro), y empezamos con las fotitos, la recogida de dorsal, la puesta de largo...


1 minuto antes de que se diera la salida, el Club de Mushing Toledo ya se convirtió en el protagonista de la prueba. Cuando todo el mundo estaba ya preparadísimo para empezar a correr, a Nerea se le escapa la perra y eso retrasa la salida un par de minutos más. (Teníais que haber visto a Nerea corriendo como una loca detrás de Lurra).

Una vez superado ese "percance" comienza la aventura. A pocos metros de la salida existía la posibilidad de pasar por un puentecillo de madera o atravesar el riachuelo (que no llevaba demasiada agua). La mayoría decidimos ser "civilizados" y cruzar por el puente aunque se produjera algún que otro tapón, porque con el fresquito que hacía, tampoco era cuestión de ir toda la carrera con los pies mojados.



David y Nerea rápidamente se sitúan en el pelotón de cabeza, mientras que los demás nos batimos el cobre en la zona que nos corresponde. Jorge me pasa para colocarse a unos 20 mts por delante de mí. Jacko se para a hacer aguas mayores y Antonio se pone a  mi vera. No tengo buenas sensaciones, noto la piernas muuuy pesadas pero decido agachar la cabeza y sufrir todo lo sufrible. Por detrás de nosotros de vez en cuando se escuchaba algún grito de "¡¡Cucooo!!" (Lara regañando a Cuco por pararse, cruzarse ...).


Según nos comentó David después, esos primeros kilómetros los hizo casi volando, hasta que miró al reloj y se dijo a si mismo " pero dónde vasssss a 3.35 min/km!???" y decidió bajar el ritmo. Quizás, si no hubiera mirado el reloj hubiera ganado la carrera jajaja.

Cuando llegamos al punto de retorno, había que hacer un giro a la izquierda para coger el camino de vuelta. En ese punto, Antonio casi me deja sordo con un grito de los suyos en plan esquimal para marcarle al perro que debía torcer. Eso ha estado gracioso.

A todo esto, Jorge seguía a 20 metros por delante y yo cagándome en su ... ..... . "Este tío no afloja" - pensaba yo.

El terreno se endurece un poco ya que había bastante tierra y además Jacko empieza a despistarse con algún perro suelto que estaba disfrutando de un paseo dominguero. Raspa iba fenomenal, no sabemos si por iniciativa propia o porque iba acojonado con los gritos esquimales de Antonio.

Jorge todavía a 20 metros por delante y yo cagándome en su .... ...... "Este va dopado seguro" - pensaba yo.

Un poco más delante intento preguntarle a un señor cuanto quedaba para la meta, pero todo lo que sale por mi boca es un balbuceo incoherente: "fafta mucjo fara la meda". Os juro que había puesto todo mi empeño en vocalizar pero no pude hacerlo mejor. Increíblemente el tipo me entiende y me dice que 300 metros. Aleluya!!.

Jorge todavía a 20 metros por delante y yo cagándome en su .... ...... "Lástima no se le parara Guinness a cagar ahora"- pensaba yo.


A falta de 150 metros decido tirarme al río (literalmente) y atravesar el arroyo en lugar de pasar por el puente. Jacko se emociona y eso hace que POR FIN coja a Jorge mientras que Antonio y Raspa nos deleitaban con su ya característico sprint final.

Al final Jorge y yo entramos de la mano como unos campeones.


David y Nerea ya estaban casi aburridos de esperarnos y a Lara la quedaba todavía un poquito (pero no mucho) para llegar como una triunfadora (aunque ella diga que no, que se queja mucho que luego corre como una campeona). Nerea ha quedado 4ª o 3ª  (no lo tenemos claro porque ha habido algún lío con las categorías) y eso que llevaba 1 mes sin entrenar.



Poco después les tocaba a los canteranos. El mayor de los hermanos Pérez conseguía un gran segundo puesto, y a punto estuvo de llegar el primero (sólo le sacaron 20 metros), mientras que el pequeño entró en meta con una cara de felicidad de las que hacen que todo esto merezca la pena. Estos muchachos prometen y Otto va a tener que esforzarse mucho para no dejarlos mal.

Y si todo esto fuera poco, Fernando y su mujer nos han mimado  muchísimo dándonos café, tortillita rica, y hasta tarta de chocolate. Así sí que se anima a correr uno. (Muchas gracias).

Aunque hacía un poco de frío nos quedamos hasta el final para poder disfrutar de la subida al podium de un miembro de Mushing Toledo, que también tuvo el privilegio de ser entrevistado por el "speaker" de la organización.

Y ya no me enrollo más. Una gran jornada de canicross en familia (porque eso es lo que es nuestro club: una familia).

(en cuanto tenga foto de los canteranos pondré aquí sus fotos).

lunes, 2 de enero de 2012

San Silvestre Toledana 2011 (con los perros)

Correr con amigos siempre está bien, correr con tu perro es especial... correr con amigos y con tu perro rodeado de 3.500 corredores más ¡¡ES LA LECHE!!.

Desde que empecé a correr con mi perro (mayo de 2011), tenía en mente correr la San Silvestre Toledana. Para mi la "SanSil" siempre ha tenido un lugar especial en mi corazón de runner. Fue la primera carrera en la que me puse dorsal en pecho y además la he corrido con amigos, con mis hermanos, con mis sobrinos... y  ahora no podía faltar Jacko.

Pero lo mejor de todo es que no he sido el único loco; 6 miembros más del Club de Mushing Toledo me han acompañado en esta aventura y eso ha hecho que la sensación fuera aún mejor.

Ahora vamos con la crónica:

Nos reunimos una horita antes en un parque cercano para que los chuchos tuvieran tiempo de sobra para hacer sus necesidades. El buen humor reinaba (como siempre) y nos alentábamos unos a otros mientras que Jacko y Shiva se batían el cobre revolcándose por el suelo como si se estuvieran matando.


Apuramos bastante la hora ya que desde la organización nos habían recomendado salir los últimos de todo el pelotón (otra experiencia nueva para mí). La cuestecita que tuvimos que subir hasta llegar a la meta ya hizo que alguno se replanteara si estaba o no preparado para correr. Según nos íbamos acercando iba notando como la bilirrubina se apoderaba de mi sistema nervioso. De pronto me dí cuenta de que no llevaba ni cronómetro.... y pensé... "¡pues mejor!" (hay que ver cuanto hemos cambiado).


Algunos de mis compañeros no habían corrido nunca una carrera oficial y la ilusión y el nerviosismo se notaba en sus miradas ... y es que es cierto que como la primera vez no hay ninguna.

Dieron el pistoletazo de salida y .... casi 3 minutos después pasamos por la linea de salida, aunque en realidad no empezamos a correr hasta unos 300 metros después. Antonio, Manuel, y Shiva se despegaron rápidamente y ya no los volvimos a ver hasta la meta. Los demás intentamos hacernos fuertes en la cola del pelotón para no separarnos y empezar a adelantar gente poco a poco.


Antes de poder darnos cuenta ya estábamos en Santa Teresa donde la gente (entre ellos mi mujer) nos recibió, como es tradición, haciéndonos un pasillo tipo Tour de Francia que nos obligaba a ir casi en fila de a uno. Tengo que decir que, llegados a ese punto, me sorprendió el comportamiento de los perros, que no se amedrentaron y siguieron bastante concentrados en la carrera.

Sobrepasado este tramo, afrontamos ya la parte más dura de la carrera. Cambiamos de marcha y.. "amos p'arriba". 

Durante todo el trayecto fuimos escuchando gritos de ánimos y recibiendo alabanzas, tanto de otros corredores como del público asistente. Lo cierto es que eso siempre te hace correr un poquito más. También tengo que decir que volvimos a escuchar el comentario ... "Mira, si también corren los ciegos", cosa que ya me había pasado en otra carrera y que me resultó bastante gracioso.

De vez en cuando Jacko y yo nos cruzábamos las miradas estudiándonos mutuamente... "¿tú estás bien?... yo estoy bien".... y continuábamos.

Llegando a una de las partes más duras del recorrido nos encontramos con Antonio y Petri  (www.suenoartico.com) que, aunque no corrieron, nos estuvieron apoyando un montón. Así que con fuerzas renovadas subimos la temible cuesta de San Juan de los Reyes, que superamos con éxito y con la moral alta. 


Un poquito más delante nos esperaba David Balmaseda (otro miembro del club), que nos volvió a subir el ánimo y nos ayudó a coronar la subida.

Una vez en Santo Tomé ya fue todo coser y cantar... disfrutar del precioso casco histórico de Toledo,  correr por las calles donde me crié (mi antiguo barrio), escuchar el grito de ánimo de mi madre, y pasar a escasos 20 mts de mi casa actual, donde un montón de vecinos se quedaron alucinados al verme correr con Jacko. Muy especial.

La cuesta abajo que te deja en boca de meta es un regalo para los corredores, que después de afrontar una dura subida, pueden hacer acopio de sus últimas fuerzas y recomponerse para hacer una entrada triunfante.

Brazos en alto, caricias al peque, y ... a comentar la jugada con los compis, que hicieron todos un gran trabajo:

- Antonio & Shiva, Manolo: Too Fast Too Furious.
- Fernando & Otto, Antonio & Raspa, Jorge & Guiness: Nacidos para correr.
- Lara & Cuco: Con faldas y a lo loco. (La única representante femenina... con dos cojones!! jajaja)



Agradecimientos especiales a Marta, Lola, Azucena, la familia de Fernando, Antonio y Petri, David... que, lejos de quedarse en casa, salieron a la calle para participar de una gran tarde para el canicross toledano.

Feliz Año 2012.

lunes, 24 de octubre de 2011

Fernández a la Carrera Versión Canicross

Bueno, bueno...

No sé ni como empezar. He perdido algo de práctica en esto de escribir entradas para el blog, pero trataré de hacerlo lo mejor posible.


Primero, tengo que pedir disculpas por haber desaparecido del mundo "blogueril" durante tanto tiempo. Como excusas podrían servir estas:


- Estoy en un programa de protección de testigos del FBI y no me dejan conectarme a la web.
- He caído en un agujero negro que me ha hecho viajar en el tiempo durante nueve meses hasta que he sido capaz de encontrar el camino de vuelta.


-He sido abducido por los extraterrestres pero me han devuelto a la tierra por que estaba defectuoso


Pero la verdad es que acabé un poco saturado de blog y de entrenamientos "militares" cuando estuve preparando la maratón de Barcelona.


Durante este año he seguido corriendo pero con más anarquía, y no he parado de practicar otros deportes (fútbol sala, fútbol 7, pádel...), y eso me ha servido para mantener cierta forma física.


Ahora he vuelto a encontrar la motivación que m hacia falta para salir a entrenar con regularidad -- el Canicross.


¿De que va el canicross?: pues básicamente se trata de correr con tu perro unidos por un arnés y una línea de tiro especiales, teniendo en cuenta que la regla principal es que el chucho vaya delante o a tu lado (nunca detrás).


Hay carreras específicas de canicross y ya hemos participado en 3 (El Casar, Quer y Rivas Vaciamadrid)

Es una experiencia totalmente diferente ya que te obliga a estar pendiente de tu perro en todo momento. Si normalmente las salidas de cualquier carrera popular son un poco lío, las salidas de canicross son supercaóticas. En cuanto dan la salida tienes que agarrar con fuerza la línea de tiro porque todos los perros se ponen a tirar como locos y eso puede ocasionar algún que otro cruce que desemboque en caída.





Curiosamente en el último canicross me encontré con Pepe-millas, ilustre bloguero y reciente corredor de montaña, y eso me hizo recordar que yo tenía un blog y que debería pasarme de vez en cuando por aquí.





Aunque las carreras de canicross son fantásticas, he de decir que de la carrera que más orgulloso me siento hasta el momento ha sido la "Carrera Nocturna de Toledo", que corrimos el pasado sábado y que era una carrera popular normal.

Ya había corrido esta carrera en otras dos ocasiones, pero la del otro día fue especial por varias razones.


Nunca había empezado una carrera saliendo el último de todos.


Nunca antes había corrido una carrera sin estar pendiente del cronómetro.
Y por supuesto nunca antes había corrido con mi perro y con 800 personas más.




Corrí junto con otros tres canicrosseros y la verdad es que causamos sensación entre el público asistente y entre los demás corredores. La gente nos preguntaba que si éramos ciegos, los niños nos aplaudían a rabiar, otros querían informarse sobre el material necesario, y mi hermana, como tiene miedo de los perros, corrió delante de mi como alma que lleva el diablo

Cuando pasamos por mi barrio, y como todo el mundo conoce a Jacko, la gente le llamaba por su nombre y Jacko no hacía más que querer saludar a todos. Ahí fue cuando peor lo pasé y cuando más tuve que tirar de él. El resto de la carrera fue espectacular.


Es impresionante sentir como a veces tu perro te mira como preguntándote qué tal vas y como otras veces eres tú el que le tienes que animar.


Hay razas de perros más indicadas para esto que la de mi compañero (Jacko es un beagle), pero yo no le cambiaría por ningún otro.


Es una experiencia que recomiendo a todos.

martes, 8 de febrero de 2011

ING MIAMI HALF MARATHON

CRÓNICA DE MI HERMANO JAVIER

Después de tantos y tantos intentos de bajar de 2 horas en la media maratón el recuerdo que más bonito me ha quedado es que mi hijo se despertó a las 4:00 am para desearme suerte.

Este año estuve pensando qué tenía que corregir para no volver a fracasar. Llegué a las siguientes conclusiones:

a) cambiar mis entrenamientos con un nuevo elemento para mí: hacer series. Todo un nuevo mundo de sensaciones.

b) no dejarme atrapar en la salida, serpentear y serpentear pero no comenzar incumpliendo desde el primer kilómetro,
c) hacer sólo una única carrera larga la última semana e ir más descansado al día D.
d) correr con Ipod escuchando música y sabiendo más o menos cuando pasa cada kilómetro, ya que la referencia de las millas es buena, pero estoy más acostumbrado a los kilómetros.
e) tomarme dos geles durante la carrera.
f) beber un sorbito sin pararme cada vez que ofrecían Gatorade.

A las 4:45 am estábamos Xavi, Pablo y yo en el coche. Pablo iba con sus gafas verdes con luces de colores. Muchas risas y más tranquilos que el año anterior. En 2010 llegamos a la salida demasiado apurados por problemas de aparcamiento.



A las 05:30 am teníamos frío y nos pusimos a estirar. Unas chicas españolas nos comentaron que ellas también iban a correr la media. Apuramos la entrega de las bolsas en la zona de "drop off" porque no queríamos quitarnos la ropa de abrigo.
De camino a nuestros "corrales" de salida Xavi metió sus zapatillas nuevas en un charco inmundo lleno de lodo, lo que le obligaría a correr con un pie mojado y hecho un asco. Nos reímos de él y aguantó el tipo con dignidad.
Una vez que dieron la salida cada cual salió a su ritmo. Xavi fue delante en todo momento. Yo no sabía cómo iba, pero en Ocean Drive, en el kilómetro 9, me encontré por sorpresa a la esposa de Pablo y me dijo que yo iba por delante de él. Lo malo es que luego también se lo dijo a él y, claro, puso el turbo y ya no paró hasta adelantarme.
Pasé la milla 6 (casi 10 k) en 53 minutos. Me sentía mejor que nunca y aquí ya empecé a creer que lo conseguiría por fin.
En el kilómetro 15 encontré a los que seguían la bandera de acabar el maratón en 4 horas. Fui con ellos durante un kilómetro, pero me dí cuenta de que podía ir más rápido que ellos. Pensé en mi hermano y en la salvajada que es hacer un maratón completo.
Una vez que llegué al Downtown sabía que iba sobrado.
De lo único que me arrepiento es de no haber apretado desde la calle Flagger St.
Sabía, porque ya he corrido esta media 3 veces, que ahí el final está a unos 600 mts. Ví que otra gente se lanzaba, pero me faltó valor porque no quería liarla ahora que tenía el triunfo en mis manos.
Entré en 9 minutos menos que el año pasado. 1h 55min. Me sentí menos cansado que nunca. No sé si por la preparación o porque es diferente correr mejorando tus tiempos previstos que por detrás de tus objetivos, como me ha pasado todas las demás veces, menos la de San Francisco donde logré 2:00 horas (digamos un empate).


(De azul bajo la meta)


Xavi y Pablo también mejoraron sus tiempos: 1:50 y 1:54 respectivamente. Todos contentos esta vez.

Me he regalado a mí mismo un Garmin 410. Me lo he ganado. Han sido años y años hasta bajar de 2 horas.

domingo, 6 de febrero de 2011

Dos Leguas Fuente de la Chopera 2011

En primer lugar quiero aprovechar esta entrada para felicitar a mi hermano por haber conseguido su objetivo de bajar de 2h en medio maratón.

Este año se lo ha currado y ha obtenido el fruto deseado. 1:55 en la ING Miami Half Marathon.

Hasta que nos mande la crónica os cuento lo que he hecho yo hoy en Leganés.

2 Leguas Fuente de la Chopera (Leganés):

Con pocos entrenamientos, con una tos que no me abandona y con sólo 4 horas de descanso la noche anterior. En esas condiciones me he calzado esta mañana las zapas con la intención de aguantar los 11,145 km que nos esperaban en Leganés.

Hasta allí nos hemos desplazado: Antonio, Alfredo, Carlos (nuevo fichaje para el club) y yo.

Era la primera vez que corría esa carrera y me habían hablado muy bien de ella. Con eso me bastaba.

La organización avisa que, por algún problemilla con el circuito original, finalmente la distancia será de 10.7 km.

A las 10.30 se da la salida con una temperatura perfecta para correr. Comenzamos en ligera cuesta arriba y muy apelotonados. Eso me favorece dado que las salidas rápidas no son de mi agrado.

(soy el de la gorra roja, camiseta negra y amarilla)

Entramos en un parque donde todavía se estrecha más la cosa. Alcanzamos una pronunciada cuesta abajo que nos deja a los pies de un camino que, por suerte no tenía demasiado barro.

El pelotón ya está un poco más despejado y ya cada uno va más o m

enos donde le corresponde. Además coincide que hay una cuesta arriba de aproximadamente 2 kilómetros que al final se hace algo pesada.

En la cuesta abajo hago migas con un corredor con el que comparto los dos kilómetros que nos faltaban hasta llegar a la temida cuesta del cementerio. He de decir que me ha decepcionado un poco. Creo que hay demasiado leyenda respecto a su dureza. Los últimos 100 metros te dejan casi sin fuerzas y vas casi clavado, pero rápidamente recuperas.

Una vez superado ese escollo, ya solo quedaba disfrutar y apretar todo lo posible que en mi caso era bastante porque había ido todo el rato bastante reservón.

Al final cruzo la meta en 59:33. Satisfecho.

Antes de irnos vemos al afamado bloguero "El Monstruo de Leganés", que esta vez ha participado en el evento desde el lado de la organización (que ha estado de 10).

A las 12.00 ya estábamos de vuelta para casa, con una sonrisa en la cara y con ganas de vernos en otra tan pronto como sea posible.

Os dejo el detalle de la carrera por si os vale de algo.