viernes, 20 de febrero de 2009

Kevin Toma la Alternativa

Hace menos de 24 horas, pocos minutos antes de la carrera hablaba con mi hermano y con Kevin por teléfono. Estaba algo nervioso aunque él me decía que no. Ahora, ya sabemos la causa. Él sabía que tenía posibilidades de hacer algo importante.

El relato corre por cuenta de mi hermano que también cumple las funciones de entrenador personal de "LA BESTIA".

(Aunque me hubiera gustado que la crónica la hubiera escrito Kevin tal y como me prometió)

"Son las 09:00 pm y volvemos a casa con dos medallas de oro nada más y nada menos.

Hoy se han celebrado las Miniolimpiadas Interescolares de la Riviera Maya. Han participado los mejores atletas de cada colegio. Kevin se había clasificado para competir en las dos pruebas para las que se había apuntado: relevos y resistencia.

La prueba de resistencia ha consistido en 3 series (aquí lo llaman hits). No bastaba con ganar en su carrera, sino que había que hacer el mejor tiempo absoluto de las 3 carreras.

Nada más anunciar la prueba me he sobresaltado al ver que no era de 400 metros, distancia que habíamos entrenado y lo que Kevin había ganado ya en su colegio. Por la megafonía he escuchado que sería de 300 metros.

Esto me ha obligado a ir a la salida y hacérselo ver a Kevin, que con los nervios ni se había percatado: le he señalado la nueva meta y le he pedido salir rápido desde el principio. Nuestra técnica secreta de "ritmo desmoralizante" de repente no nos servía para nada.

Kevin ha salido muy rápido. Un niño iba más rápido que él, pero Kevin no se despegaba.

Al llegar a los 100 metros, punto en el que me he situado yo para emitir mi famoso grito huracanado que tanta vergüenza le hace pasar, pero que tan buenos resultados nos da, Kevin ha adelantado poderosamente al rival y por las gradas le he seguido corriendo en paralelo durante 50 metros profieriendo gritos que han tenido un doble efecto: animar a Kevin y asustar a su contrincante poco acostumbrado a este tipo de situaciones surrealistas.

En relevos Kevin ha corrido el penúltimo y ha defendido con creces el primer puesto, puesto que ya ha recogido el testigo en esa misma posición.



(No es que se vea doble, es que son DOS MEDALLAS)


En el coche me ha comentado que se siente muy feliz.

Esta misma semana me dijo que yo, más que su entrenador personal, soy su "dictador personal".

Bueno, me alegro que mis métodos poco ortodoxos hayan sido recompensados. De hecho, también en el coche, y para cabreo de su madre, le he comentado que somos un buen equipo porque él pone las piernas y yo el cerebro. Kevin se ha reído porque comprende mi sentido del humor, pero a su mamá no le ha hecho nada de gracia.

Lamento la calidad de las fotos. Se nos ha roto la cámara. Están hechas de noche y con el móvil. Pronto un amigo me va a enviar fotos de mejor calidad.

JF"

Enhorabuena Kevin. Ya le puedes dar alguna lección a tu padre.

2 comentarios:

Quique dijo...

Enhorabuena para Kevin y para el Dictador Personal...se ve que los entrenos surten su efecto.

Saludos
Quique

Jaime N@v dijo...

Felicidades Kevin… y también a su entrenador.

Saludos y felices entrenos.