lunes, 23 de febrero de 2009

Ave Que Vuela...

Ayer corrí la Media de Latina, o mejor dicho, ayer la media de Latina me pasó por encima.

Os explico como fue todo:

Iba con muchas dudas puesto que hace 2 fines de semana me pase 5 días pachucho y la verdad es que no había podido entrenar mucho las distancias largas. Únicamente tenía algo más de moral porque en Fuenlabrada (10.000 metros) no me había ido del todo mal el fin de semana anterior.

Para no variar, la noche previa a la carrera no fui capaz de dormir más de 2 horas y media. Esta vez no todo fue culpa de mis nervios; también tuvo algo que ver que era Carnaval y la orquesta estuvo tocando a 50 metros de mi casa hasta las 3 de la mañana.

A las 7:45 aparecen Jesús, Alfredo y Antonio junto con otros dos polanecos más (Fernando y Balbino).

El viaje se nos hace corto hablando de estrategias de carrera, y futuros retos.

Nos plantamos en Carabanchel con tiempo de sobra para recoger los dorsales y el chip tranquilamente. En la cola de los chips veo a un monton de veteranos de Toledo, de los que tienen más kilómetros en sus piernas que el Talgo.

Parece que va a hacer hasta calor. El sol, mi gran enemigo en las carreras, no tenía pinta de querer perderse la cita.

Poco después, ya de corto y con las tiritas en los pezones, calentamos un poquito y nos colocamos en la salida dispuestos a afrontar los 21 kilómetros de cuestas que nos ofrecía el recorrido de la carrera.

10:00: ¡A correr!.

Los primeros diez kilómetros los hago muy bien. Voy hasta sobrado de fuerzas. Clavo el tiempo según lo previsto. Aunque es cierto que la primera mitad del recorrido es más favorable que la segunda, también hay que decir que hay dos o tres cuestas de muy señor mio.

(soy el de blanco de la derecha)

Desde ahí hata el 13 todo va más o menos bien. A partir de ese momento ya empiezo a notar un bajón importante de fuerzas fuera de lo normal que seguramente fue fruto de la falta de tiradas largas en los entrenamientos. Bueno, pues toca bajar el ritmo y sufrir. Lo peor es que lo más duro estaba por venir. Ya no había posibilidad de recuperar.

A esas alturas de la carrera y en ese punto del pelotón ya son pocos los corredores que adelantan o que son adelantados. Ya todos estamos en el lugar que nos corresponde.

En el kilómetro 16 ya comienzo a divisar a lo lejos ese animal mítico que puede acabar con las esperanzas de cualquier deportista. Normalmente no avisa antes de atacar, y cuando empiezas a notar su presencia, ya es demasiado tarde para escapar de sus garras. Recibe el nombre de "PÁJARA" y sus efectos son realmente demoledores.

No me queda otra que volver a cambiar el ritmo (parecía que iba lijando el suelo).

Comienza la tan terrible cuesta del km 17 que termina por dejarme totalmente clavado. Tan es así que un chico que iba acompañando a su cuñado me anima a unirme a ellos en esos últimos kilómetros. Me pego a ellos cual lapa (y si me hubiera valido me hubiera subido a su chepa).

Llegando al 20 se me hace imposible seguir el ritmo y, como no quiero pararme, les dejo irse unos 50 metros.
Me llama mucho la atención ver como una chica, que hace menos de dos minutos me había adelantado pletórica y dándome ánimos, se paraba totalmente desfondada. Es curioso como puede cambiar la cosa en menos de un kilómetro.

Unos 300 metros mas allá hago acopio de las pocas fuerzas que me quedan y me vuelvo a reagrupar con los dos chicos de antes. Hago la entrada en meta junto a ellos y arropado por los gritos de mis compañeros de Atletismo Polán que siempre me tienen que esperar pero que lo hacen con gusto.

Llego a meta muy muy muy tocado y bastante flojillo, pero por lo menos puedo decir que mi archienemiga "LA PÁJARA", no ha podido vencerme del todo aunque haya hecho bastante peor marca que el año pasado.

Al final, para casa con la cabeza alta y la moral intacta (no puedo decir lo mismo de las piernas).

Jesús hizo MMP. (1h:32)
Fernando: 1h 26
Balbino: 1h 35
Antonio y Alfredo: 1h 38.



Próximo objetivo: Media de Segovia.

5 comentarios:

Jaime N@v dijo...

Felicidades por acabar que no es poco y después de lo durilla que es.

Saludos.

VICMAN dijo...

gracias.

Se agradecen los ánimos tras un barapalo físico de tal magnitud.

Quique dijo...

Hola Victor, seguro que si hubieras descansado algo más, la pajara no te pilla.

Felicidades por terminar que ya es suficiente, seguro que la proxima te sale mejor y no hay pajaras...

Saludos
Quique

Víctor N. dijo...

Lo importante es acabar. Ya sabes, a entrenar duro para en Segovia sufrir menos. Nos queda un mes, mucho ánimo.

Anónimo dijo...

Animo Víctor !!!. Take it easy brother !!. Hoy empieza oficialmente mi recta final para la carrera de Panamá del día 29. De momento ya he perdido el día de entrenamiento de hoy porque ayer el vuelo desde Punta Cana salió con retraso y tuve que dormir en Miami, de modo que he llegado hecho polvo a Playa del Carmen. Pero mañana comienzo a tope con el único objetivo de bajar de 2:07, tiempo que ya me está empezando a obsesionar. Ventaja: seguro que el maldito calvo maya no correrá en Panamá City. Eso sí, si aparace allí, me corto la coleta. Javier