domingo, 29 de marzo de 2009

III Media Maratón de Segovia

A pesar de que nos disponíamos a correr la Media Maratón más dura del país, el fin de semana prometía, y la verdad es que se han cumplido las expectativas.

-. Momentos Previos

Alfredo había reservado un casa rural en "Palazuelos de Eresma" (Meca del Whisky DYC), a escasos 5 kilómetros de Segovia, con lo que el viernes nos desplazamos hacia allí no sin antes disfrutar (gracias a Antonio) de unas maravillosas vistas ya que pasamos por el puerto de Navacerrada.
Al llegar a nuestro destino nos dimos cuenta de que habíamos triunfado con la casa rural. Sinceramente era espectacular.

Fuimos a dar un paseíto por el pueblo mientras esperábamos a Alfredo y Elena. También preparamos una cena a base de pizza y fiambre de la que dimos buena cuenta en cuanto llegaron.
Al día siguiente lo primero que hicimos fue recoger los dorsales y una impresionante bolsa del corredor. Compramos algunas cosillas y luego... visita turística al Alcazar.




Cuando estábamos comiendo nos sorprendió una pequeña nevada que poco a poco se fue haciendo más grande y terminó por acobardarnos un poco, por lo que algunos decidímos ver una peli en la casa y otros (un poco más zumbados) se fueron a hacer senderismo.

Ya no sólo nos tendríamos que enfrentar a las cuestas de Segovia; también ahora tocaba luchar contra los elementos (frio y nieve). Esto significaba una motivación extra para nosotros.

Cena a base de pasta, como los profesionales y a dormir prontito que había que coger fuerzas.

Consigo dormir casi 6 horas, lo que es bastante raro en mi la noche previa a la carrera, así que me doy por satisfecho.


-. La Carrera

Cuando salimos de la casa el termómetro del coche marca -1ºC.

Aparcamos fácilmente bastante cerca a la salida (debajo del Acueducto). Un cafetito rápido, calentamiento breve y a coger sitio en la meta a ver como los paracaidistas hacían su exhibición.

En ese momento me separo de mis compañeros de club. Ellos se van a coger sitio entre la élite y yo me quedo en el pelotón de cola donde he localizado a Carmen y a su grupo (que de tanta ayuda me fueron en los 14 kilómetros de Toledo). Les digo que mi intención es correr con ellos a lo que no me ponen pega alguna.

La decepción de la carrera fue que por el frio y el viento los paracaidistas no pudieron deleitarnos con su exhibición, así que la salida se dio sin ningún espectáculo previo a excepción de los bailes de los atletas al ritmo de Paquito el Chocolatero.

El primer kilómetro es cuesta abajo, lo que siempre es positivo para dar moral pero,una vez superada esa euforia inicial, el trazado empieza a tornarse realmente duro.

Durante algo más de 2 kilómetros subimos una cuesta bastante importante que hace que las piernas se despierten del todo.

El grupillo de Carmen lo componíamos: 4 chicas (incluída ella), un Guardia Civil veterano (o por lo menos eso deduje) y yo.

Aproximadamente en el kilómetro 3 el grupo se fracciona en dos, aunque la distancia es de menos de 50 metros. Yo, obviamente no me despego de mi liebre particular, Carmen (la tía corre con un espolón en el pie que debe molestarla mucho). Una de las chicas se despega totalmente y ya no la volveríamos a ver durante la carrera.

Como buena entrenadora, conoce a sus pupilos, y alrededor del kilómetro 6 me comenta que puede ser que alguna pague el ir un poco por encima de lo previsto ... y así fue. En el kilómetro 9, en plena cuesta del copón, subiendo hacia el Alcazar, una de sus chicas pone pie a tierra y se pone a caminar, rápidamente nos ponemos a su altura y tras un momento de confusión la cosa quedó así: Carmen, el Guardia Civil veterano y la chica que se puso a caminar se quedan detrás; yo, sin saber como, me quedo en cabeza junto con otra chica (Vero) que parecía ir bastante sobrada a pesar de que era su primera media maratón.

Por unos segundos dudo. Me sentía un poco huérfano sin Carmen, pero al final me acoplo al ritmo de Vero y decido tirar "pa´lante" aunque con miedo de que luego mi "valentía" me fuera a pasar factura.

La chica era bastante simpática y se dedicaba a provocar a la gente para que nos animaran, cosa que siempre se agradece.

La digo que no se preocupe por la animación, que a 100 metros de allí tenía a mi señora esposa y las parejas de mis compañeros situadas estratégicamente y que seguro que nos animaban con todas sus fuerzas. Llegamos allí y.... ¡¡¡ NO HAY NADIE!!! (luego me enteraría que me estaban viendo desde dentro de una cafetería). Ya no sólo tenía que luchar contra el temporal y las cuestas, ahora también tenía que llevar a la espalda la terrible losa de la soledad del corredor de fondo (sniff, sniff).

Con esas cosillas se van pasando los kilómetros ... y de repente nos plantamos en el kilómetro 11 donde comenzaba un largo tramo de ascensión que nos obligaría a bajar bastante el ritmo. Son 5 kilómetros de subida que hacen verdaderos estragos en nuestras fuerzas, y que provocan que, incesamente, busquemos con la mirada el final de esas cuestas.

Entre el kilómetro 16 y 17 se terminan nuestro calvario. Comienza un tramo llano que nos llevaría hasta el kilómetro 18, punto este en el que ya sí que comenzamos realmente a bajar. Hay un par de "repechines" pero ya vamos dándolo todo.

La chica que me acompañaba desde el kilometro 9 va super fuerte y la digo que tire un poco para delante si quiere, a lo que no sólo me dice que no rotundamente, sino que encima me pega cuatro voces que me ponen firme y me obligan a dar el 200% de mi mismo.



Ya tenemos el Acueducto a tiro y vamos a muerte. Los últimos 200 metros parecen los de una vuelta ciclista. Allí sí que escucho los ánimos de mis compañeros de "Atletismo Polán". De esta forma afronto esos últimos segundos de carrera, pletórico y orgulloso de haber sido capaces de culminar los 21 kilómetros más duros de mi vida en 2:00:40 (aprox). (nota del 31/03/09: al final ha sido: Fernández Lopez,Víctor Manuel 2443 02:01:01)



Conclusiones:

- Trato excepcional al corredor.
- Recorrido precioso y muy duro.
- Jesús 1h 34m. (super-crack).
- Antonio y Alfredo 1h 40m. (el Método Alfredo-Antón funciona).

Volveremos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que hayas conseguido dormir es un éxito sin precedentes.

Estás madurando como corredor.

Javier

Quique dijo...

Buena prueba de fuego esa Media de segovia, enhorabuena por culminarla...

No puede ser que los animadores se queden en un bar, mientras pasas por delante....un poquito de por favor....

Saludos
Quique

Jaime N@v dijo...

Felicidades por ese gran fin de semana… Muy dura, pero como dices en tus conclusiones – volverás. Me anoto esta Media.

Ciao.

Anónimo dijo...

Teneis más fotos de la carrera en www.rbermejo.es