viernes, 11 de diciembre de 2009

Gorilas en la niebla

Hoy tocaba correr 10 km con una temperatura gélida y con una densa niebla que cubría la otrora capital del Imperio. Todo ello unido la oscuridad reinante en el parque, obligaba a correr haciendo uso de los instintos más que de los sentidos.
Me he sentido muy bien; poderoso como un auténtico "lomo plateado". Y es que, aunque moralmente yo me considere un corredor popular, la verdad es que físicamente (y el que me conozca personalmente lo podrá ratificar) me asemejo más a aquí mi primo lejano:


Tan es así que, una de las veces que he adelantado a una pareja de runners, he estado a punto de gritar en plan Tarzán al mismo tiempo que golpeaba mi pecho con los puños. Al final he decido que tampoco hacía falta marcar mi territorio ya que el parque es de todos y no era cuestión de subirme por los árboles y arrojarles ramas a la cara.
Yo creo que esto del correr nos engancha tanto porque nos hace volver a nuestro lado salvaje y primitivo. Es una actividad primaria, sin mucha complicaciones y que nos permite reencontrarnos con nuestro cuerpo dejando al margen todo lo demás (preocupaciones, problemas, ...)
Termino la semana con 49,13 km y con la mente puesta en la carrera del domingo (Trofeo Akiles).
P.D. Puede ser que se me haya ido un poco la cabeza hoy pero es que me voy de cena con los del Club de Atletismo Polán y no estoy muy centrado.

6 comentarios:

Risco dijo...

Montemos un clob de gorilas corredores.
Me asemejo más a eso que otros bichos que se ven por las carreras.

Un abrazo

Gonzalo Quintana dijo...

Al fin y al cabo, correr es la actividad más primitiva y básica que existe. El hombre corría para desplazarse a cualquier lado hace cientos de años. Mucha suerte para el domingo.

Pepemillas dijo...

Es un punto de vista muy acertado, VICMAN. y Gonzalo tampoco anda muy descaminado. A veces desplazarse unos kilómetros corriendo era de lo que dependía la supervivencia.

Mucha suerte en ese Trofeo Akiles, compañero.

Jan dijo...

para niebla, el otro día, fui por trabajo a Velencia en tren, y desde la salida en Madrid hasta Albacete no se veía nada de nada, ni a diez metros.

A mí mira que me caen bien nuestros primos los gorilas.

Quique dijo...

Hola Victor, Mejor ser gorila que no un perezoso....ja,ja,..

Abrigate para mañana en akiles, hará un frio de pelo....s, y mucha suerte.

Un saludo
Quique

Jaime N@v dijo...

Victor, suerte en Akiles... a estas carreras llegamos todos bastante llenos.
Slds