sábado, 5 de septiembre de 2009

Carrera al Amanecer. (Santa Pola II)

Domingo. 30 de agosto. 06:00 a.m

Suena el despertador. Me parece imposible que ya hayan pasado las 4 horas que iba a dormir antes de la carrera (me acosté a las 2:00).

Me planteo no ir pero, con el calor que hacía en la habitación, me apetecía que me diera un poco el aire.

Me visto y desayuno intentando hacer el menor ruido posible para no despertar a nadie. A falta de las nuevas camisetas del club, me pongo mi camiseta de la Media Maratón de Almansa.

A las 6:25 salgo por la puerta del apartamento con destino a la zona de inscripciones. Hay 1,5 km de distancia.

Por el camino me siento tontito. Voy pensando todo el rato.... "pero si es mi primer día de vacaciones, ¿qué estoy haciendo levantándome a las 6 para ir a correr"...

La humedad se nota mucho y, aunque voy caminando, llego a la meta sudando como si hubiera ido esprintando durante 1 kilómetro.

Paso de calentar. Tengo sueño, mucho sueño.

Hay bastante ambiente popular. Uno de mis miedos al no conocer la carrera, era que fuera la típica prueba popular a la que sólo se apuntan semi-profesionales, en las que te quedas el último nada más salir. Parece que no va a ser así, de hecho la única división por categorías que hay es entre hombres y mujeres.

Decido tomarme la carrera con mucha tranquilidad porque la humedad me afecta mucho y me suele dar alguna que otra pájara.

Según el del micrófono había 1.000 personas en la linea de salida, y sólo había 600 camisetas. Ya tengo mi motivación: Coger camiseta sea como sea.

Me coloco al final del pelotón y opto por la prudencia, ya que no estoy en uno de mis mejores momentos de forma.

Los primero 3 kilómetros mi cuerpo reniega de mi y, aunque voy algo más rápido que en los últimos entrenamientos, es alrededor del 3,5, tras haber superado la cuesta más dura (y única) de todo el recorrido, cuando empiezo a tener mejores sensaciones.

Voy bien de fuerzas y en el último kilómetro lanzo el famoso "Ataque Mortal Fernández", que consiste en colocar en el punto de mira a algún corredor que vaya por delante y que nos haya adelantado anteriormente, y no parar hasta superarle. Cualquier cosa vale. (Los secretos de esta depurada técnica sólo los conocen algunos miembros selectos del clan Fernádez; no lo intentéis sin la supervisión de algúno de nosotros).

He conseguido ir de menos a más en la carrera, bajando casi 30 segundos/kilómetro el ritmo durante los últimos 2 kilómetros con respecto a los 3 primeros. De menos a más, ¡como está mandado!.

















(soy el de negro que se mira el reloj, junto al cronómetro oficial)

Estoy contento, sobre todo con haber sido capaz de reunir la fuerza de voluntad suficiente como para haber estado en la salida.

Como diría mi cuñado: “al final hemos hecho el mismo tiempo que el primero: menos de 1 hora”.

No hay clasificaciones oficiales, sólo para los que teníamos chip. De todas formas he conseguido la tan preciada camiseta, y además nos obsequian con una medalla a cada corredor.

Ha merecido la pena. Me merezco un heladito.

1 comentario:

Jaime N@v dijo...

Vaya... tu primer día de vacaciones y corriendo. Bueno, lo importante es que conseguiste la camiseta y como no, el helado.
Slds